En la actualidad ya son todas las compañías las que se encuentran en un momento de transformación. Vivimos tiempos disruptivos y complejos donde “las luces largas no serán ninguna garantía” y por lo tanto necesitamos más que nunca líderes auténticos, con propósito y que lleven adelante la organización desde la ejemplaridad. Y es aquí donde el Personal Branding es una estrategia de desarrollo y posicionamiento personal que se me antoja muy adecuada. Y que si la sumamos y alineamos a la estrategia de la Corporate Brand estaremos invirtiendo en algo muy potencial por el win-win que es capaz de generar para todos.

Y además las compañías que están en lo más alto ya trabajan también el liderazgo a todos los niveles de la organización. Y para llevar a cabo ese desarrollo personal y profesional que requieren los líderes, han empezado por empoderar a las personas a autoconocerse, a descubrir su propuesta de valor, a marcarse retos y a crecer conectando su pasión con los proyectos que desarrollan.

Imagen: CC Search